Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los agricultores estaban centrados en preocuparse de la protección que el Gobierno debía dar al comercio de Soja, donde China es uno de los mayores compradores del mercado, sin embargo, no habían analizado el papel que estaba cumpliendo en otro tipo de cultivos, donde el mayor comprador de productos básicos del mundo también ha logrado sacudir precios en mercados como el de maíz y trigo.

Según Bloomberg, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda, por sus siglas en inglés) reveló grandes cambios en las cifras de inventarios mundiales de granos, debido a las variaciones de estadísticas de producción de China para los últimos 10 años, y con esto los precios del maíz y el trigo sufrieron un fuerte cambio, luego de la publicación de las estimaciones mensuales de la oferta y la demanda.

Al Usda le tocó casi que triplicar la estimación de las reservas mundiales de maíz y aumentó 2,5% el pronóstico para las de trigo. Con esto se cree que las existencias globales de maíz llegarían a 307,5 millones de toneladas, en comparación con la proyección de 159,6 millones. Es decir, solo China logró un aumento equivalente a encontrar un 40% de nuevos cultivos.

Punto parecido ocurrió en el trigo, que sobrepasó las estimaciones de los analistas, que ahora ven un exceso de oferta en el mercado.

Ahora, los expertos señalan que falta ver y analizar la calidad de los productos para poder saber si China, como en otros mercados, se convertiría en un competidor real para varios países, lo que sí podría bajar el precio de los productos, o simplemente serán inventarios que serán desechados por gran parte de la demanda.

Punto aparte, es en este momento cuando los agricultores deben pellizcarse y analizar que a pesar de que entre o no China como un competidor, en este o en otros mercados, es necesario cada día volverse más competitivos y no esperar a que se proteja la producción con medidas comerciales. Hay que seguir el espíritu de innovación y cada día estar listos a la llegada de un nuevo competidor que puede bajar los precios y sacar del mercado a quien no sea competitivo.