Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Si bien en la sociedad actual la mayor parte de la población se asienta en las zonas urbanas, dejando un menor porcentaje en las zonas rurales, es claro que una comunidad que busca mantener sus niveles de desarrollo debe garantizar su seguridad alimentaria, por lo cual es fundamental contar con las herramientas suficientes para salvaguardar la actividad agrícola.

Es difícil entender que en un país como Colombia que cuenta con un alto potencial para el desarrollo agrícola, la seguridad alimentaria se vea amenazada por factores tales como la tenencia de la tierra, cambios de la vocación agrícola de los suelos, factores económicos cambiantes, variabilidad climática, y la falta de competitividad en los mercados y aplicación de tecnologías.

Cuando se revisan los factores mencionados, podemos encontrar que la situación del pequeño agricultor en nuestro país es cada vez más complicada, ya que frente al tema de la tenencia de la tierra se han generado grandes conflictos socioeconómicos en diferentes regiones del país. Así mismo, la vocación agrícola de los suelos se ha visto afectada por la introducción de otro tipo de actividades, en su mayoría la industria extractiva; adicionalmente es una economía que ha estado afectada por la devaluación en el último año, situación que ha conllevado a que la mayor parte de los insumos requeridos en el campo aumenten su precio, haciendo el panorama más complejo; en cuanto a la variabilidad climática, Colombia particularmente se encuentra en una situación donde los efectos del cambio climático se hacen muy notorios, y finalmente frente a la competitividad y la falta de tecnologías, la brecha cada día va en aumento.

Teniendo en cuenta informes de la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ubica a Colombia como uno de los países que podría llegar a ser considerado como la despensa del mundo para 2050.

Cuando se habla de la búsqueda de una agricultura sostenible en nuestro territorio, no podemos perder de vista que diversos países del mundo han vuelto su mirada hacia la recuperación de la agricultura familiar, así mismo frente a los efectos del cambio climático es muy importante revisar las estrategias que tenemos, las cuales deben estar orientadas a sistemas productivos sostenibles desde el punto de vista económico y ambiental; aquí cobra importancia el impulso y la recuperación de la agricultura familiar, porque como sabemos los grandes monocultivos, encaminados en su mayoría a satisfacer necesidades energéticas, no solo ponen en riesgo la producción alimentaria del país sino que dificultan la pequeña actividad agrícola y generan conflictos socioeconómicos, sin mencionar los efectos que éstos tienen sobre el medio ambiente.

La principal alternativa para buscar una agricultura sostenible en nuestro país está en el apoyo de la agricultura familiar, ya que con esto se puede buscar el autoabastecimiento regional y dinamizar el mercado interno contribuyendo con la reactivación económica de este gremio en las diferentes regiones del país.

Finalmente se debe agregar que junto con la búsqueda de una sostenibilidad incentivando la agricultura familiar, también se pueden implementar estrategias que aumenten la resiliencia frente a los efectos del cambio climático, lo cual contribuye con la estabilidad económica de los pequeños agricultores y la disminución de los efectos negativos de las prácticas agrícolas inadecuadas sobre el medio ambiente.