Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

De ser un mercado de nicho a una tendencia cada vez más importante, el veganismo no solo ha dicho presente en el mercado de las frutas y las verduras, debido a los ajustes alimenticios de quienes lo practican, sino también en el del chocolate.

El chocolate vegano en su uso más comercial, para darle un sabor más dulce y así mitigar el tradicional amargo del cacao, muchas veces se produce con leche, la cual está prohibida para los veganos.

Actualmente, la fórmula de los chocolates en el mundo incluye 70% licor de cacao, que debe ser de altísima calidad y 30% de endulzante, en el que existe el mayor riesgo de que el fruto pierda sus propiedades orgánicas y veganas.

Por esa razón, y para que este público no se pierda del placer del chocolate, en Colombia se está produciendo chocolate vegano, que contiene altos porcentajes de cacao, libres de trazas de agroquímicos, y que está compuesto en algunas ocasiones de leches vegetales alternativas.

“Todo el cacao que existe en el mundo es vegano, porque es de origen vegetal”, explicó la productora de cacao orgánico, integrante de la Asociación Proasoagro, Liliana Jiménez. “Pero, si yo voy a producir un chocolate vegano este debe llevar un endulzante natural, como panela, miel de caña, entre otros, pues no puede tener nada que haya tenido contacto animal”, agregó.

Jiménez advirtió además que en el proceso de refinación, al mezclarse el resto de ingredientes, el licor de cacao puede perder sus propiedades veganas, debido a su contacto con el azúcar, que es refinada utilizando huesos animales. Por eso, a la hora de producir chocolate vegano es clave que el endulzante sea natural.

“Antes de la pandemia ya veíamos una tendencia en la reducción del consumo de azúcar, pues la obesidad y la diabetes llegaron antes que el covid-19. Si a eso le sumamos que las personas están buscando productos más naturales, el chocolate vegano es una oportunidad de negocio para las chocolaterías artesanales que pueden acceder a los ingredientes que puedan garantizar el origen vegano”, explicó Jiménez.

En el país, y para cubrir este interés creciente, empresas como Equiori Chocolates no solo se han propuesto producir chocolate vegano de calidad, sino también mejorar las condiciones sociales y ambientales del campo donde se produce.

Estas compañías, si bien trabajan con fines de lucro, lo hacen bajo el modelo de triple impacto: valor económico, mirada social e impacto ambiental. Sus consumidores afirmaron que además de tener un producto cuya producción es justa, prefieren chocolates con altos contenidos de cacao, veganos y libres de trazas de agroquímicos.

“Conocemos por nombre propio a quienes lideran las asociaciones con las que trabajamos, sabemos cómo están compuestas las familias de cacaocultores a quienes compramos el cacao y pensamos en nuestro negocio como una herramienta que es capaz de generar cambios en el origen, en nuestro campo colombiano”, indicó Juan Pablo Muriel, Gerente general de Equiori.

La compañía, que tiene nueve años en el mercado, viene teniendo resultados positivos este año a pesar del impacto económico del 2020. En el primer semestre de 2021 sus ventas tuvieron un crecimiento de 20% mes a mes y su objetivo es cerrar el año triplicando las ventas nacionales con relación al año pasado.

Asimismo, contemplan planes de crecimiento a Suiza, Alemania, Japón, entre otros.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.