Con una inversión superior a los $3.000 millones, Dinamarca impulsará la porcicultura colombiana para ponerla al nivel de los más altos estándares y abrir nuevos mercados internacionales para la carne de cerdo.

De esta manera, avanza la segunda fase del convenio firmado por el ICA, el Invima y el gobierno danés, busca fortalecer el servicio veterinario oficial de Colombia y que el país logre su objetivo de crear una producción porcícola más segura y competitiva. Entre 2015 y 2018, el gobierno de Dinamarca y Colombia adelantaron la primera fase del proyecto de cooperación técnica en aspectos sanitarios en la producción porcina nacional.

Dentro de los aspectos a resaltar en esta segunda fase está un programa piloto para granjeros porcinos de pequeña escala en áreas rurales de Colombia,  como una actividad de posconflicto,  la cual contribuirá al objetivo de incrementar la productividad e ingresos de los pequeños productores,  con la implementación de buenas prácticas, asuntos veterinarios y de inocuidad en toda la cadena productiva  de la granja a la mesa.

Además se enfocará en el modelo cooperativo, a través de la transferencia de conocimiento danés en el desarrollo de competencias relacionadas con las medidas preventivas para patógenos, análisis de riesgos, inspección, vigilancia y control, técnicas de laboratorios, entre otros.

En esta fase de trabajo, se continuará con el fortalecimiento de las capacidades institucionales de entidades colombianas como el ICA y el Invima, como se venía  trabajando en la primera fase. Así mismo, la Asociación Porkcolombia seguirá manteniendo una participación activa como socio observador en el proyecto, representando a la industria.

“El enfoque de la segunda fase es continuar ayudando a las autoridades colombianas a lograr su objetivo de fortalecer la inocuidad de la carne porcina, con productos más seguros, con un impacto positivo sobre la salud pública,  permitiendo así su acceso a los mercados globales”,  afirmó Luis Humberto Martínez, gerente general del ICA.