Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Más demanda de carne debido a la recuperación económica, traslado del buen precio del novillo gordo a los consumidores por parte de los intermediarios, alza de los insumos de producción y las consecuencias del paro son las principales razones que explican el incremento del precio de la carne de res.

Así lo manifestó la Oficina de Planeación y Estudios Económicos de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) fundamentada en las cifras del DANE, información sobre el precio del novillo gordo y una comparación entre este último y índice del precio de carne al consumidor.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) publicó ayer el Índice de Precios al Consumidor y en él se mostró una variación mensual (septiembre) de 1,19 % en el precio de la carne de res y derivados. Además, en lo corrido de 2021 (enero-septiembre) el incremento ha sido de 24,7 %.

El IPC de las carnes ha repuntado

Óscar Cubillos Pedraza, director de la Oficina de Planeación y Estudios Económicos de Fedegán, reveló que el IPC de todas las carnes ha tenido incrementos importantes durante 2021. El de la carne de res ha sido el de mayor variación en el periodo enero-septiembre de este año. La inflación de otras carnes fue similar en el mismo lapso: pollo 23,7 % y cerdo 16,7 %.

“¿Qué está indicando esto? Que hay más demanda de carne, en términos generales, por la recuperación económica. La población está saliendo a trabajar, a producir y está alimentándose más. Esto trae como consecuencia que las personas cobren un poco más con el fin de mitigar la crisis que han vivido durante año y medio por cuenta de la covid-19”, añadió el economista.

Cubillos Pedraza recordó que es necesario tener en cuenta “que el año pasado los precios no crecieron y muchas veces decrecieron. Entonces, se está recuperando la tendencia de mediano plazo que se afectó por la pandemia y como la base de comparación es 2020, que fue más deprimida en los precios, se nota más la subida”.

Y sentenció que este incremento se debe, en buena parte, a que hay un mayor consumo. “Tal vez no es tan cercano al de 2019, pero es circunstancialmente mayor al de 2020”.

Cadena de valor de la carne es asimétrica

El presidente ejecutivo de Fedegán, José Félix Lafaurie Rivera, añadió que, por otra parte, es necesario tener en cuenta que el precio del novillo gordo, en lo que va de 2021, ha repuntado 37,7 % y “como es común, los intermediarios de la cadena terminan trasladando esa variación o al consumidor o al productor recortando el precio. En esta oportunidad se ha dado el primer caso”.

“En el caso nuestro, el productor está recuperando la depresión de precios tenida cuando se perdió el estatus sanitario durante el gobierno anterior. La cadena de valor de la carne es asimétrica en la transmisión de precios, es decir, si el precio del novillo gordo sube inmediatamente el precio de la carne al consumidor sube, incluso con mayor proporción; pero si el precio del novillo gordo baja, el precio de la carne al consumidor nunca baja”, explicó.

Y puntualizó: “Un ejemplo claro es el de 2018 con la pérdida del estatus sanitario. El precio del novillo gordo se desplomó en más de $700 por kilo de animal en pie. ¿El precio de la carne al consumidor bajó? Ni un solo peso”.

Lafaurie Rivera, precisó que desde junio pasado el precio del novillo gordo ha tenido menores variaciones al alza de su precio, incluso ha tenido un registro negativo en julio, en cambio el precio de la carne crece a mayor ritmo. “Bien vale la pena tener en cuenta que los mayores crecimientos del precio de la carne al consumidor estuvieron en mayo +8,15 % producto del vandalismo y bloqueo de vías”.

Paros y bloqueos en todo el país

Para el dirigente gremial, un elemento importante de analizar es la subida del precio de la carne en mayo de este año. “Ahí se está registrando la tercera parte del incremento del precio en lo que va corrido de 2021. Durante el quinto mes la variación fue superior al 8 % por cuenta de los bloqueos del paro nacional”.

“Esa tendencia de mayo no fue diferente en otras carnes como el pollo que tuvo una subida de precio del 5,03 %. De hecho, la tendencia empezó a bajar en los meses que siguieron. Lo mismo sucede con el precio del novillo gordo. Los mayores crecimientos fueron en abril y mayo, pero se está estabilizando. Incluso en julio hubo decrecimiento de 1,1 %”, afirmó.

Lo que se registró a septiembre fue la inflación que se recogió en los primeros meses de 2021 y en mayo, pero se ha venido estabilizando. “Como es la cifra acumulada termina siendo muy elevada”, concluyó el presidente ejecutivo de Fedegán.

También vale la pena recordar el impacto que se está dando en los precios de la leche y sus derivados por el alza en los insumos de producción debido al precio del dólar. Según el DANE, en septiembre el IPC fue de 1,27 % para la leche y en lo corrido del año va en 4,78 %.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.