Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Por medio de estudios, joven investigador de la Universidad Nacional de Colombia (Unal) identificó una nueva saponina, no reportada con anterioridad, en las hojas de granadilla. Con su descubrimiento, Juan Camilo Alfonso Giraldo, estudiante de Química de la institución educativa, abrió la puerta para el desarrollo de nuevos estudios en esta hoja.

En contexto, las saponinas son un tipo de metabolito secundario reconocido por sus propiedades biológicas. Se caracterizan por la unión de cadenas de 30 átomos de carbono, a una o más unidades de azúcar, confiriendo características polares y apolares, similares a las de jabones. Gran parte de las investigaciones en compuestos químicos presentes en estas plantas están dirigidas a encontrar nuevas fuentes naturales de dicho compuesto con aplicación medicinal.

Precisamente, parte de las propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antifúngicas de la granadilla se encuentran en el extracto de sus hojas, concretamente en dos compuestos químicos; los flavonoides y las saponinas.

En el caso de las hojas de la granadilla se han identificado cuatro tipos de saponinas; ligularósido A, B, C y D. Giraldo halló el ligularósido E, un aporte importante si se tiene en cuenta que su aislamiento y caracterización es muy complejo.

"Pese a que existe evidencia sobre la actividad antiinflamatoria, antimicrobiana y antifúngica de las saponinas presentes en los extractos de las hojas de granadilla, se han identificado solo estas cinco por la dificultad que estas representan al realizar el proceso de aislamiento que tienen", afirmó el investigador.

Para hallar el ligularósido E se hicieron separaciones de las moléculas a partir de técnicas cromatográficas. Esta técnica es utilizada en química para separar, identificar y cuantificar los compuestos que se encuentren en determinadas muestras.

El joven investigador explicó como se hizo el proceso para poder separar las muestras. "El ensayo experimental se hizo a partir de tres momentos: el primero de ellos, en un fraccionamiento mediante cromatografía de exclusión por tamaño en un Sephadex LH-20; el segundo mediante un aislamiento de cromatografía líquida de alta eficacia semipreparativo; y a través de la resonancia magnética nuclear que permitió realizar un análisis de las muestras luego de ser separadas", indicó.

Según Giraldo, a través de ellas se pudo hacer la elucidación y la caracterización de los compuestos presentes en el extracto de las hojas de granadilla. Así fue como se evidenció la presencia de ligularósido A, que ya ha sido reportado por la literatura, y ligularósido E, la nueva saponina hallada en la hoja.

El estudiante afirmó que teniendo en cuenta los resultados obtenidos de esta investigación, es recomendable seguir analizando el ligularósido E y otros compuestos que probablemente estarían presentes en las hojas de granadilla.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.