Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La carne vegetal está en problemas. Las ventas de hamburguesas a base de plantas están cayendo, la generosidad de los inversores está disminuyendo y las acciones de Beyond Meat Inc. se han desplomado.

Aún así, los fervientes creyentes en productos que pueden reemplazar la proteína animal y ayudar a salvar el planeta están respaldando un cambio de imagen fundamental. Eso significa mejores ingredientes que ofrecen texturas, sabores y aromas más atractivos, pero también que requieren menos procesamiento, energía y recursos, según Costa Yiannoulis, socio gerente de Synthesis Capital, un fondo de capital de riesgo.

El punto de partida para este enfoque de carne y papas es el humilde guisante o frijol, pero desarrollado utilizando algoritmos biológicos y crianza de precisión para crear productos sabrosos, nutritivos y ricos en proteínas. Con ese fin, Synthesis, con sede en Londres, acaba de liderar una ronda de financiamiento de US$35 millones para la empresa emergente israelí Equinom, que identifica variedades de semillas no modificadas genéticamente que no requieren el procesamiento y los aditivos que han arruinado durante mucho tiempo las alternativas a la carne.

“La diversidad genética proporciona una gran cantidad de soluciones”, dijo Gil Shalev, cofundador y director ejecutivo de Equinom, en una entrevista. “Cuando comienzas con frijoles de alta calidad, inmediatamente comienzas a eliminar todos los requisitos de procesamiento incorrectos que la industria desarrolló durante muchos años para superar las semillas de mala calidad y crear ingredientes de alta calidad”.

La ronda de financiación, que incluye inversores como Bunge Ltd., BayWa y CPT Capital, eleva la financiación total de Equinom a más de US$71 millones. El dinero se utilizará para comercializar y desarrollar la plataforma tecnológica de la empresa. Ya está trabajando con proveedores multinacionales de ingredientes de procesamiento que venderán sus proteínas a empresas de alimentos.

Equinom acaba de completar las cosechas en América del Norte tanto de guisantes como de soja y varias compañías están en camino de agregar sus ingredientes a sus productos alimenticios para fines del próximo año. También tiene programas activos de mejoramiento de garbanzos, habas, frijol mungo y caupí, que estarán disponibles para la venta en dos años, dijo Shalev.

“Empiezas con un frijol que tiene los niveles de proteína y calidad que se requieren”, dijo. “Y luego también tiene la capacidad de traer diversidad al sistema alimentario, a diferencia de la forma en que se establece la cadena de suministro hoy en día”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.