Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Medir la velocidad del viento es uno de los procedimientos más importantes a la hora de iniciar cualquier tipo de cultivo.

El movimiento de las plantas, el daño físico que pueden sufrir las hojas y los frutos -hasta rotura de ramas- son algunos de los percances que podrían ocurrir en su siembra, de no prestarle atención a la correcta medición de este fenómeno natural. A la hora de medir el viento usted debe saber que la dirección y la velocidad son sus características fundamentales. El primero, es el punto del horizonte desde el que proviene la corriente y, el segundo, hace referencia a la distancia que este recorre en unidades de tiempo.

A nivel general, la circulación de viento en Colombia es afectada por las corrientes alisios del noreste y los del sureste, modificados por la presencia de la cordillera de los Andes.

Es por eso que es importante que usted diferencie el tipo de terreno, si es en valle, montaña o costa, para que también -desde ahí- se haga una idea del tipo de viento que enfrentan sus cultivos y la velocidad que tendría este mismo para favorecer, o perjudicar sus plantas.

Si se habla de beneficios, la renovación del aire que traen las corrientes de viento es muy favorable para la transpiración de las plantas, el transporte de dióxido de carbono, del polen y de las semillas. También, este proceso ayuda a la fecundación de las plantas.

Si de daños se trata, las corrientes muy fuertes de viento pueden deshidratar las plantas, deformar las copas de los árboles y el transporte de plagas y enfermedades.

“Hay cultivos que, por su forma, si el viento es muy fuerte no van a crecer, porque la corriente los deja casi acostados, dificultando mucho el proceso. Hay que prever estas situaciones desde antes, porque las pérdidas pueden ser altas”, indicó el gerente comercial de FreSmart, Saaid Polanía.
De no medir correctamente la velocidad del viento, o si decide sembrar cuando las corrientes son muy fuertes, los principales afectados no solo serán las plantas, sino también su bolsillo, ya que las ráfagas potentes pueden terminar dañando la siembra, y no solo evitar el crecimiento.

“Es importante analizar los cultivos que tienen los vecinos, porque si hay mucho viento este puede traer las posibles plagas que haya en el otro terreno. No solo hay que ser muy cuidadosos son la sanidad de las plantas, sino con que no se vayan a transportar las plagas a otras plantas”, agregó.
Es por eso que los expertos recomiendan siempre medir la velocidad del viento, proceso que puede hacerse mediante un anemómetro.
Hacerlo es fundamental para conocer los riesgos y beneficios que las ráfagas pueden traerle a su cultivo, al mismo tiempo que para saber si -viendo las predicciones- es recomendado o no sembrar en ese momento.

“Medir la velocidad del viento nos sirve para saber cuándo estas son limitantes en los cultivos, ya que, en la medida que las velocidades son mayores, incrementa la susceptibilidad de las plantas al volcamiento”, explicó Rommel León Pacheco, investigador Máster de Agrosavia, quien agregó que este proceso es uno de los pasos más importantes a la hora de hacer los balances hídricos de los cultivos sembrados. Además que aporta a la rentabilidad.

Usted puede hacer su propio anemómetro artesanal

Para esto, usted solo necesita pitillos y vasos plásticos. Lo primero que debe hacer es agujerear los vasos, cinco en total, y ubicar cuatro alrededor de uno central, que será el que una el sistema.

El paso siguiente es, con los pitillos, conectar los vasos para que todos queden unidos en forma de abanico. Luego, por la parte inferior del vaso central insertar un lápiz, que quede el borrador en la parte de arriba, y conectarlo con un pin con los pitillos que ya deben estar dentro del vaso central.

Al apoyar el lápiz sobre una superficie plana el engranaje empezará a girar, dándole así una idea de cuál es la velocidad del viento.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.