Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Estaban por cumplirse dos años desde que la Federación de Biocombustibles de Colombia (Fedebiocombustibles) interpuso una queja y solicitud al Ministerio de Comercio, que buscaba imponer medidas compensatorias al etanol que llegaba al país desde Estados Unidos.

La petición la hacían teniendo en cuenta que los productores locales no veían la cancha equilibrada, pues el combustible norteamericano cuesta entre US$1 y US$1,50, mientras que el colombiano está en US$2,20. Esto, principalmente, porque el estadounidense tiene respaldo del Gobierno de ese país por medio de subsidios, lo que lo hacía más barato en su precio de salida.

Después de tanto tiempo de espera, el Mincomercio se pronunció y lo hizo por medio de un decreto, el cual estableció que desde ahora y por dos años habrá derechos compensatorios a importaciones del también conocido alcohol carburante, de US$0,66446 por cada kilogramo de peso neto.

Según los cálculos de Fedebiocombustibles, esto corresponde al equivalente de una tasa impositiva de 13% para el etanol de EE.UU. Sin embargo, hay que recordar que el gremio, en su solicitud inicial, exigía que se aplicaran medidas de 22,5%. El problema es que para la industria nacional, ese nivel era necesario y, luego de escuchar sus reparos, es claro que hubo una solución parcial para el etanol colombiano, pero aún quedan deudas.

Y es que ya hubo perdedores. Mientras el Gobierno definía las medidas compensatorias, el sector de la agroindustria empezó a sentir la crisis. Una de las primeras víctimas de esta disputa comercial fue Ecopetrol. A comienzos de marzo, su filial Bioenergy tuvo que entrar en un proceso de reorganización en la Superintendencia de Sociedades. La firma recordó que los ingresos obtenidos no lograban cubrir el flujo operacional, así que está pendiente si 13% es acertado.