Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El mejoramiento genético, los altos estándares de productividad dentro de estrictos procesos de sanidad y las modernas tendencias en el procesamiento de la carne y los subproductos, han hecho de la industria porcícola del país una de las ramas de producción animal que más ha evolucionado.

Aunque Colombia todavía tiene una porcicultura de cola larga, es decir de muchos pequeños y medianos productores, cada vez son más los industriales a gran escala, cuya base son los cruces genéticos de líneas puras, dependiendo del objetivo de la producción son los indicados.

“En Colombia, como en el resto de los países, ya no existen las referencias de razas sino de casas genéticas. En nuestro país hacen presencia las principales a nivel mundial como lo son danbred, hypor, danish, topics y PIC, esta última la que más mercado tiene en la actualidad”, explicó Freddy Velásquez, socio y fundador de Porcicultores APA, la cooperativa más importante del país.

Estas casas genéticas, las más reconocidas de ellas danesas y holandesas, han desarrollado por décadas líneas para las hembras que se basan en las razas yorkshire, large white y landrace. Por el lado de los machos, las líneas puras más utilizadas son la duroc y el pietrain, con diferentes variables.

Los costos para implementar un entable productivo a nivel industrial son altos. El interesado necesitará unas instalaciones con las dimensiones necesarias para el número de animales y características como tipo de suelo, temperatura, aislamiento, disponibilidad de agua abundante y suministro de energía, entro otros aspectos.

“Una explotación para que operativamente pueda ser rentable debe tener entre 50 y 100 hembras, para una granja de ciclo completo, donde los ejemplares produzcan los lechones y estos crezcan y engorden”, afirmó Sebastián Montoya Franco, CEO de Nutripork y experto en la materia.

Una hembra de cría en etapa pre púber, entre 40 y 80 kilos, puede tener un precio aproximado entre $1,2 y $1,5 millones. Es decir, para arrancar con 50 ejemplares, la inversión en las hembras estaría entre $60 y $75 millones.

Para Freddy Velásquez, “hay que tener en cuenta que la inversión en porcicultura es bastante onerosa. Por ejemplo, en la actualidad los costos por cerda alojada pueden variar entre $13 y $18 millones por cerda alojada”.

LOS CONTRASTES

  • Sebastián Montoya FrancoCEO Nutripork

    “En la porcicultura industrializada más que razas puras se trabajan líneas sintéticas, que son cruces de líneas puras que han desarrollado empresas dedicadas al mejoramiento genético”.

  • Freddy Velásquez Socio Fundador de Porcicultores APA

    “La planeación es vital para tener éxito en este tipo de negocios, pero es definitivo establecer el mercado al cual usted le va a vender y la ubicación de la granja que pueda cumplir con normatividad ambiental”.

“Casi 100% de la porcicultura tecnificada en el país maneja la inseminación artificial (con sus dos o tres técnicas más conocidas) y una pajilla de un buen macho promedio puede estar entre $60.000 y $80.000”, explicó Montoya.

En el proceso de montaje y expansión del negocio también se debe pensar en qué tipo de sistema se implementará con sus ciclos productivos y organización de los lotes, la disponibilidad de materias primas para la compra o fabricación del alimento y la distancia a plantas de faena.

Las claves del negocio porcícola son cuatro: salud y sanidad del hato, genética, nutrición con eficiencia y equilibrio financiero y el manejo de los animales en granja. Son complementarias e indispensables.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.